Apóyenos 2018-03-23T18:00:45+00:00

CROWDFUNDING

Recaudación de Fondos

Centro Amazónico de Medicina Indígena Ancestral

PROXIMAMENTE

Contribuye al proyecto y apoya la salud de nuestras comunidades y territorios. 

Tus donaciones ayudarán en la construcción del primer Centro Amazónico de Medicina Indígena Ancestral,  en Mocoa, Putumayo, Colombia.

Cómo utilizará UMIYAC los fondos procedentes del crowdfunding? 2018-01-27T18:52:06+00:00

Construir y organizar el primer Centro interétnico indígena de medicina ancestral amazónica, en Mocoa, Putumayo. El centro también incluirá una pequeña instalación para albergar a un medico indígena residente, formado en medicina occidental.

Crear, dentro del Centro Indígena de Medicina Ancestral Amazónica, un espacio de sanación y acompañamiento, con enfoque cultural, para mujeres indígenas víctimas de la guerra (según lo ordenado por el Tribunal Constitucional de Colombia en el Auto 092 de 2008).

¿Que es el yagé y porque es importante? 2018-01-27T18:53:23+00:00

E yagé, ambiwaska o ayahuasca, es una preparación de plantas medicinales sagradas. Las comunidades usan el yagé o ambiwaska (conocido en el mundo con el nombre de ayahuasca) como una práctica espiritual, curativa y de resistencia.

Mujeres, hombres y niños participan en ceremonias de yagé para fortalecerse espiritualmente, para conocerse y enfrentar los retos de la vida siendo mejores personas. Algunos comuneros y comuneras recurren a la medicina del yagé y al servicio de los taitas solo cuando padecen de una enfermedad o frente a problemas graves aparentemente irresolubles.

Las tomas de yagé ayudan también a sanar traumas individuales y colectivos (por ejemplo, trastorno de estrés postraumático y depresión en terminología occidental) causados ​​por los horrendos crímenes que nuestras comunidades han sufrido y siguen sufriendo a razón del conflicto armado.

La aceptación de un camino de curación espiritual  por parte de seguidores y seguidoras de “la medicina del yagé” es una de las razones principales por las cuales, a pesar de haber sufrido tremendamente durante medio siglo de guerra, nuestras comunidades han demostrado en múltiples ocasiones, su firme compromiso con la paz y la reconciliación.

A través de ceremonias de yagé realizadas por reconocidos taitas mayores, las víctimas y los ex-combatientes de los grupos armados legales e ilegales están aprendiendo a reconciliarse y unirse como comunidad. Llamamos a esto: reconstrucción del tejido social.

Niños y niñas participan en las ceremonias para sanar traumas de guerra y ganar autoestima, confianza y fortaleza espiritual. Esto los y las prepara para enfrentar una sociedad en la que, aún hoy, hablar un idioma indígena no es una ventaja sino un motivo de discriminación.

¿Cual es el nexo entre ceremonias de yagé y conflicto armado? 2018-01-27T18:59:56+00:00

Los rituales Yagé ayudan a crear una cultura de reconciliación y conservación ambiental en regiones donde la guerra y la extracción violenta de recursos naturales ha sido la norma durante décadas y siglos. Piensen en la horrible historia del auge del caucho.

Mediante el uso de yagé, las comunidades se reconectan con los espíritus de la naturaleza. Los líderes indígenas locales que siguen la medicina yagé buscan su ecosistema y son menos propensos a corromperse. Esto es muy crucial cuando los agricultores indígenas de subsistencia deben resistir las presiones económicas ejercidas por los grupos de interés de los hidrocarburos, la minería, la explotación maderera, así como los traficantes de cocaína.

Finalmente, en regiones desgarradas por medio siglo de guerra y saqueadas por la economía extractiva, las ceremonias de yagé contribuyen a reconstruir los tejidos sociales, contribuyen a forjar unidad y ayudan a las comunidades a revertir el proceso de “exterminio físico y cultural”, denunciado por el Tribunal Constitucional colombiano con el Auto, 004 de 2009.

¿Porque somos pueblos en resistencia? 2018-01-27T19:01:40+00:00

La UMIYAC es una organización de autoridades espirituales de cinco pueblos indígenas: Inga, Cofán, Siona, Kamentsá y Coreguaje. Nuestros pueblos son parte de la lista de la Corte Constitucional colombiana, de pueblos en riesgo de “exterminio físico y cultural” (Auto, 004, 2009).

Sin embargo, nuestras comunidades están involucradas en una firme resistencia desde hace muchos siglos para preservar su identidad, sus costumbres, sus tradiciones, sus idiomas y para proteger la selva amazónica. Nuestra resistencia  es pacifica y se basa en la espiritualidad. Las ceremonias de yagé  y el uso de otras plantas medicinales son nuestras herramientas para forjar unidad en las comunidades e impulsar procesos sociales constructivos en nuestros territorios.