Quienes Somos 2019-03-01T23:48:25-05:00

UMIYAC

Somos una organización de cinco pueblos indígenas amazónicos fundada en el año 1999. Trabajamos para conservar nuestros territorios y toda la selva amazónica y para revitalizar y proteger nuestras culturas y nuestra medicina ancestral. Somos autoridades espirituales, medicos tradicionales y mujeres sabedoras,  y nuestro rol es velar sobre la salud de los territorios y la salud corporal y espiritual de las poblaciones de nuestras comunidades.  

COFÁN

U ́fa kwipa ateswpa kansechu kuenzwa a ́i

(persona mayor que vive, sabe y toma yagé)

INGA Iacha

(Sabedor o sabio)

Taita

(Papá, abuelo sabio -mayor de 60 años-)

SIONA

Ja ́ quë yai bainguë

(Abuelo hombre tigre)

KOREGUAJE

Chai

(Sabedor)

KAMSÄ BIYA

Ta ̈smbua biajiy tmoya

(Médico sabedor de yagé)

Mujeres Sabedoras y Medicos Tradicionales

En nuestras comunidades hay mujeres conocedoras de plantas medicinales que pueden curar muchas enfermedades. También hay abuelos (taitas o curacas), sabedores que hacen curaciones lidiando con los espíritus. Los curacas reconocen las enfermedades y curan las posesiones de espíritus malignos gracias a una larga experiencia con la medicina del yagé.

El aprendizaje de nuestra medicina lo hacemos a partir del yagé y otras plantas de conocimiento, siempre orientados por los taitas. El yagé y la naturaleza son nuestro libro más importante para aprender la medicina. Para nosotros, el ser humano no es solo carne, sangre y huesos. También tenemos sentimientos, recuerdos, pensamientos y espiritualidad […] los médicos indígenas tratamos de mirar a la persona entera y, aún más, a las relaciones con los demás, con la naturaleza y con el mundo espiritual.

La medicina del yagé es nuestro proceso de curación espiritual colectiva e individual. Las ceremonias son sagradas y sociales. Forjamos unidad, reímos, analizamos los problemas y encontramos las soluciones, compartimos conocimientos y experiencias. Con la fortaleza espiritual que nos brinda la medicina del yagé resistimos a las presiones de la guerra y protegemos los territorios de la devastación ambiental.

En las largas noches de los rituales, el fuego y el yagé planta sagrada y poderosa de nuestros antepasados iluminan los pensamientos y despejan las miradas. También hay mucho sufrimiento, la medicina ancestral es un proceso, cada uno en su camino interno y sagrado, enfrentando las duras pruebas que nos pone el Yagé.

GALERÍA